Ahora es el momento de tratar las varices, antes de que empiece el verano y empiece a apretar el sol. Seguro que nos has escuchado muchas veces decir que las varices se deben tratar antes del verano. ¡Aquí te explicamos por qué!

Los tratamientos para las varices deben realizarse cuando la piel no ha sido expuesta al sol un mínimo de un mes previo a la sesión y posteriormente durante un mes y medio aproximadamente. Este es el motivo principal de que las sesiones deban realizarse durante el invierno, concretamente entre noviembre y mayo cuando el sol todavía no luce con fuerza.

Las altas temperaturas agravan los problemas circulatorios de índole venosa. El calor dilata las venas y estas retienen más cantidad de sangre por lo que dificultan el retorno venoso, y hace que la microespuma tenga un menor efecto. Por eso también, en verano la sensación de pesadez en las piernas aumenta.

Qué son las varices

Las varices o venas varicosas son venas hinchadas y visibles en la superficie de la piel. Son de color azul o púrpura oscuro, y se encuentran comúnmente en las piernas o los pies.

Mejores tratamientos contra las varices

La esclerosis también conocida como escleroterapia es un tratamiento eficaz para combatir las pequeñas arañas vasculares, es uno de los tratamientos más común actualmente y el más utilizado para tratar las varices.

La esclerosis se realiza con una punción con una aguja muy fina en la vena, en la cual inyectaremos un producto esclerosante que producirá una reacción inflamatoria controlada en la pared de la variz, lo que conseguirá que se cierre. De esta manera, logramos cerrar la raíz de la vena y reconducir la sangre a otra vena sana, mejorando la oxigenación de los tejidos periféricos y también su circulación.