El buen tiempo alegra a todo el mundo el estado de ánimo. Seguro que ahora que los días son más agradables, te levantas por la mañana, escoges la ropa más adecuada y te sientes  bien, muy bien. La primavera es como un renacer, queremos estar perfectos, pero para acercarnos a esa perfección; nuestro aspecto físico también debe acompañarnos. El problema es que cuando nos miramos al espejo, notamos como si la piel de la cara estuviera más descolgada y eso le resta luminosidad. Por eso, en este artículo te vamos a contar cómo combatir la flacidez de la cara.

Para estar siempre perfectos, lo ideal sería planificar antes de que llegue el buen tiempo, incluso hacer mantenimientos durante todo el año; esto ya sería lo más. Lucir un rostro juvenil, radiante, es una de las máximas preocupaciones a nivel estético; tanto en mujeres como en hombres. A nadie le gusta mostrar el paso del tiempo, de forma tan evidente. Para combatir la flacidez facial  en medicina estética utilizamos los hilos tensores.

Hilos Tensores para reducir la flacidez facial

Se trata de un tratamiento de Rejuvenecimiento Facial con Hilos Tensores, que tiene un objetivo claro; corregir la pérdida de posición de las estructuras faciales, a la vez que se corrige el excedente de piel; para Combatir la Flacidez Facial.

Los Hilos Tensores tienen como misión reponer las estructuras perdidas; todo esto con la ventaja de no necesitar cirugía para conseguirlo. Este tipo de técnica, debe aplicarse de forma exclusiva para cada paciente; a la medida de sus necesidades. Cada persona es única y sus necesidades también lo son. Un buen profesional de la Medicina Estética, como los que tenemos en nuestra clínica, siempre tratará tu caso de forma exclusiva.

Con el paso del tiempo, nuestra piel sufre una pérdida de firmeza, que se produce por el debilitamiento de los tejidos que hacen de sostén, como el colágeno y la elastina.

Son candidatos a la aplicación de los hilos tensores aquellos pacientes que empiezan a sufrir flacidez facial. En el rostro, se colocan los hilos tensores para elevar las cejas, los pómulos, mejorar el surco nasogeniano y el código de barras, combatir el doble mentón, reafirmar el cuello y, en general, rejuvenecer la piel, dejándola más tersa, elástica y luminosa.

Tras el tratamiento, el rostro queda más terso y estilizado.